Cómo envasar al vacío Mermelada Casera

Como todos sabéis, el tema de hacer conservas es algo que lleva años en los recetarios de todas las abuelas, madres y mujeres del mundo. Hacer mermeladas en casa es gratificante y bastante sencillo, aunque requiere atención y un poco de práctica.

Fáciles de hacer pero que necesitan mucha paciencia, son ideales para guardar alimentos en tarros y poder conservarlos durante meses, a veces años. En este caso hablaremos de hacerlo con mermelada hecha en casa.

El envasado al vacío, ya sea mermelada u otra preparación casera, no es un procedimiento complicado, pero requiere de unos cuidados especiales. Se trata de un método que elimina el oxígeno del frasco que contiene el alimento, para conseguir que se conserve en buen estado durante mucho más tiempo.

Cuando se elimina el aire, también se limita el desarrollo de las bacterias. De esta forma, la vida útil del producto se incrementa y con ello la conservación de la elaboración o ingredientes envasados.

¿Qué se necesita para el envasado de mermelada al vacío?

El método más sencillo de envasar mermelada al vacío es utilizar una máquina de sellado al vacío.

Pero si no cuentas con esta herramienta, puedes poner en práctica un procedimiento casero, que es muy efectivo, aunque lleva un poco más de tiempo.

Materiales:

  • Frascos de vidrio de entre 200 y 500 ml.
  • Embudo de cuello ancho, especial para conservas. Puedes comprar uno por menos de 10 euros en Amazon.
  • Pinzas de cocina.
  • Mermelada.
  • Toallas de papel absorbente.

tarros de cristal de mermelada

Procedimiento paso a Paso

  1. Prepara la mermelada.-Lávate bien las manos antes de empezar, y haz lo mismo con la fruta, eliminando las partes deterioradas. Prepara la mermelada casera según la receta que hayas elegido. Antes de terminar, hierve los frascos de vidrio en donde la envasarás, junto con sus tapas, en una cacerola llena de agua. El agua debe cubrir completamente los frascos y estos no deben flotar. Puedes colocar encima de ellos un objeto pesado que soporte el calor, como un plato.
  2. Esteriliza los utensilios.-Hierve los frascos durante 15 minutos, apaga el fuego y deja que se enfríen dentro de la cacerola mientras terminas de preparar la mermelada. Para el envasado al vacío, todo debe estar esterilizado y caliente: los frascos, las tapas, el embudo, las pinzas y la mermelada casera.
  3. Envasa la mermelada.-Utiliza unas pinzas para quitar uno de los envases de vidrio del agua caliente, coloca el embudo en la boca del frasco y vierte dentro la mermelada hasta 1/8 de pulgada (0,3 milímetros) del borde. A continuación, toma una tapa, asegurándote de no tocarla en la parte interna, y cierra bien el frasco.
  4.  Antes de envasar, asegúrate de que el borde del frasco y de la tapa estén completamente limpios para que el sellado sea perfecto. Para ello, higienízalos con papel absorbente. Al apretar para sellar la tapa, da la vuelta al frasco y colócalo sobre la encimera hasta que se enfríe. Repite la operación llenando todos los envases de vidrio con la mermelada casera.
  5. Sellado al vacío.- Mientras se enfrían todos los componentes, se creará un sello de vacío en los frascos. Por eso debes dejar que se enfríen completamente antes de moverlos. Si es posible, déjalos toda la noche y a la mañana siguiente guárdalos en su lugar definitivo. Puede ser en un estante oscuro pero aireado, lejos de la luz solar. Allí se conservarán hasta 6 meses después de la preparación.
  6. Etiquetado.- Recuerda siempre escribir en una etiqueta la fecha de preparación de tu mermelada. Al hacerlo, sabrás exactamente cuánto tiempo estará apta para tomar.

Existen algunos tipos de mermeladas elaboradas con naranjas o limones que dejarán líquidos después de la cocción. No te desesperes, en ese caso hierve la mermelada en la olla durante otros 15 minutos. Realiza los mismo pasos que hemos indicado y verás que al día siguiente habrán alcanzado la densidad adecuada.

mermelada de franbuesa

Una última Recomendación sobre el Pasteurizado

Para que tus mermeladas se conserven bien y durante mucho tiempo, debes someterlas a una pasteurización, pues así evitarás la formación de moho y bacterias que podrían deteriorarlas rápidamente.

Para ello, pon los tarros de mermelada en una olla llena de agua, de forma que sobrepase la parte superior de los tarros al menos 5 cm, envuélvelos con un paño para evitar que se muevan, hazlos hervir y mantén la ebullición sin interrupción, añadiendo más agua hirviendo si el nivel desciende demasiado por culpa de la evaporación.

Una vez transcurrido el tiempo de pasteurización, deje que los tarros se enfríen directamente en su agua.

La duración de la cocción varía según el peso: 15-20 minutos para los tarros de 250 gramos; 40-45 minutos para los de medio kilo, siempre contando desde que el agua empieza a hervir. No se recomiendan los tamaños más grandes debido al riesgo de deterioro una vez abierto el tarro.

Una vez que ha terminado, se deja enfriar en el agua y se guardan los tarros.

Preguntas Frecuentes

¿Cuánto dura la mermelada casera?

Como regla general, una vez abierto el tarro hasta un mes. Si no se abre,  durante al menos un año.

¿Cómo se guarda?

En tarros de vidrio esterilizados, y luego se almacenan en un lugar que no de la luz directa. Una vez abierto el bote lo mejor es guardarla en la nevera.